sábado, 25 de diciembre de 2010

Fernando quería preguntale una duda sobre el trabajo del Tema ¿Podría entregarle el esquema realizado con Power Point y ya luego imprimirselo?

Un Saludo y Felices Fiestas.

jueves, 23 de diciembre de 2010

De grafitero a artista

Normalmente los grafiteros no son considerados artistas.Precisamente se les considera lo contrario;delincuentes que ensucian el inmueble urbano.Banksy ha conseguido abrirse un hueco al papel reservado solo para algunos de ser llamado artista. Artista urbano,que utilizando como marco la propia ciudad se descuelga del marco convencional del arte pictórico.En este sentido no es el primero y no tendria por qué ser una revolución ya que el arte del grafitti surgió ya en la antigüedad. Aun así la importancia que le han dado los medios de comunicación a su obra a conseguido enmarcarle como un gran artista pop reconocido mundialmente. Un claro ejemplo de esto es que sus obras a pesar de su forma y del alto contenido reivindicativo son compradas por multimillonarios.Subastas de arte han sido conocidas por tratar de vender su arte en la calle en la ubicación,pero el problema es cómo dejar esa en manos de un comprador. Por lo tanto tenemos aqui dos factores esenciales que posibilitan a día de hoy el ser considerado artista o no; que la obra se venda y que tenga importancia mediática.A parte de todo esto está claro que la difusion mediática de su obra no ha surgido por sí sola. Su obra con un tono irónico y humorístico consigue no dejar ajeno a nadie que la contempla,ya que a partir de una plantilla y en algunos casos con textos, es capaz de hacer una denuncia social que cualquier ciudadano es capaz de apreciar. Lo más interesante es que mientras que existe una aceptación social y mediática de sus mensajes, la práctica o la manera de efectuar los mismos, se siguen considerando ilegales.Nos encontramos aquí ante una paradoja del sistema, puesto que se está valorando una acción ilegal que en cualquier otro caso sería eliminada (de la pared) de inmediato.¡Hipócritas!
La obra de Bansky ,salvando estos dos factores que para cualquier crítico deberian ser indiferentes en el examen de una obra,es un artista excepcional que crea mensajes de denuncia social en el entorno mas social posible;la calle. Pintura que se descuelga del marco convencional; su marco esta formado por los propios edificios y de momento,no es necesario pagar una entrenda para ser contemplada. Esta forma de expresión que es característica del arte moderno al intentar escaparse de la ortodoxia del museo a su vez se está intentando comercializar, rompiendo así con la esencia de lo que el artista ha pretendido plasmar en su obra. Otro hecho que demuestra la incompetencia de la sociedad actual para contemplar el arte contemporaneo tal y como es, es que los receptores de la obra se niegan a aceptar que esta es efímera,que está sobre la pared,sobre una pared que se encuentra en un contexto y que solo allí la obra tiene sentido. Y lo que es peor, que el contexto urbano está en continua tranformación y politicamente controlado, lo que condena a este tipo de obras a desaparecer,a ser destruidas.De esta manera algunos gobiernos tratan de acordonar las zonas donde se encuentra la pintura de Bansky para que no se deteriore.O por el contrario, como ha sucedido en Londres y San Sebastián, se eliminan por razones politicas.Pero justamente este factor temporal de la obra de denuncia, es una parte esencial de la misma.

Luis Izquierdo Grupo 12

Felices Fiestas


Merry postmodernism xmas a todos
@All Rights Reserved: Susanne König; model: Christian Metzler

sábado, 18 de diciembre de 2010

Por supuesto, el día del visionado de la película es el martes 21 de diciembre del 2010.
fernando castro.
La película BLOW UP se pondrá en la sala de vídeo (aula 202) del módulo IV de la Facultad.
Como dije hay que ser EXTREMADAMENTE PUNTUALES.
Comenzaremos a las 9 en punto.
un saludo,
fernando castro.

martes, 14 de diciembre de 2010

BANKSY vs. EL BARTO

Rubén Ustero Pardos

El arte está en la calle. Aunque históricamente las clases dominantes lo hayan disfrazado de elitista su condición lo hace traspasar las paredes de los museos, puede entrar y salir de ellos; está vivo. Qué maravilla poder caminar por la calle y encontrarse con una obra de arte. Eso no tiene precio. Pero se lo ponen, como todo en esta vida. Así que si a este hecho le añadimos dosis de misterio por la identidad desconocida del artista nos encontramos con el fenómeno Banksy.

A la manera del héroe de ficción, poco se sabe de este artista que por lo visto nació en Yate y cuyo nombre se desconoce. Sus armas: sprays y stencils. Su cruzada: denunciar las injusticias sociales. Su obra: grafitis satíricos que acusan al sistema y que ha plasmado en muros del Reino Unido y de todo el mundo posteriormente, incluso en el Muro de Cisjordania. Exposiciones en museos como el MOMA o la Tate, subastas que alcanzan cifras astronómicas y hasta una película dirigida por él mismo, Exit through the gift shop, han hecho que rebase las fronteras del arte urbano granjeándose la fama mundial.

Buena parte de la crítica le viene por ese lucro del que está disfrutando al vender sus grafitis por miles de libras participando del capitalismo que él reprocha. El artista es vanidoso y Banksy como tal hace bien en vender su trabajo y emplear ese dinero en lo que crea más oportuno, siendo conocido que participa en organizaciones benéficas. Su arte nos lo deja sin más en las calles, democratizándolo, para denunciar las injusticias y sinsentidos que nos rodean.

Su repercusión lo ha llevado a conectar con otro fenómeno crítico de nuestra generación como es la mundialmente archiconocida serie de animación Los Simpsons. Esta familia amarilla refleja perfectamente la sociedad actual y con su ácido humor nos muestra lo mejor y lo peor de ella divirtiéndonos desde hace más de veinte años. Banksy ha tenido recientemente el privilegio de crear la cabecera, siendo la primera vez que alguien externo a la serie lo hace, para el capítulo MoneyBart donde critica a la Fox por producir los dibujos en Corea del Sur en la condiciones de explotación que nos muestra en esta intro en la que, tras el usual recorrido por Springfield con tags de Banksy y demás variaciones, nos presenta un taller asiático donde esclavizados trabajadores dibujan las escenas de la serie. Con un sarcasmo in crescendo vamos viendo barbaridades (hilarantes) en la manufacturación del merchandising tales como matar gatitos para relleno de peluches o la explotación de niños, un oso panda y hasta un unicornio!

La extrañeza de que se llegue a emitir esta secuencia de apertura es infundada puesto que no es la primera vez que se autocritican, tanto Matt Groening que se dibujó como un fascista alcohólico con parche y un revolver como la Fox bromeando con su programación, consiguiendo el efecto de ningunear las acusaciones al mostrarlas y reírse de ellas.

EL ARTE DE LA CALLE BANSKY

BANSKY

Una obra un tanto extraña la de este autor de arte urbano nacido en 1974 en Yate y el cual mantiene oculta su identidad hacia los medios de comunicación en general. Este autor se crió en Bristol donde influido de lleno por la explosión del grafiti a finales de los años 80. Los temas principales en sus obras están relacionados con la política, la cultura pop, las etnias…En su obra destaca la técnica del uso del esténcil y de plantillas. El autor inglés ha realizado trabajos por diferentes partes del mundo pero la mayoría de sus trabajos están en Londres. Tiene obras en diferentes galerías del mundo como en el Tate Modern de Londres, el MOMA en Nueva York, el Museo Americano de Historia Natural de Nueva York…etc. Bansky tiene grandes murales como los del Muro de Cisjordania realizada en 2005. Ha publicado varios libros donde se muestran fotografías de las obras del artista inglés en distintas ciudades. Cuenta con numerosos trabajos realizados con intención política denominada por Bansky como “daño criminal” y donde trata de dar varias visiones a los medios de comunicación. Bansky ha sido tratado por algunos autores como un “vendido” ya que en numerosas ocasiones ha vendido parte de su obra por 50.400 libras.

La obra de este autor ha sido calificada desde distintos puntos de vista algunos buenos y otro no tanto. Un grupo de anarquitectos de Space Hijackers repartió unos folletos donde criticaban a Bansky en una espécie de antítesis cuando critica al capitalismo y luego trabaja con grandes galerías de arte. Bansky reconoce que piezas como las de Blek Le Rat que fueron realizadas veinte años antes fueron mejores. Bajo mi punto de vista se debería respetar y considerar este tipo de arte mientras no cause estragos en la ciudad pero hay mucha gente como la que critica lo que hace Bansky alegando que eso es vandalismo y para ellos son simplemente grafitis. El arte siempre será arte da igual en la forme que esté representado en el sitio que sea. En algunos barrios se ha llegado a criticar al autor ya que no compartían los mismos pensamientos en los aspectos políticos. Este tipo de arte de la pintura en la cultura callejera supongo que cada vez se irá imponiendo en las ciudades más desarrolladas. Lo único que no me parece bien de su obra es que subaste sus obras por grandes cantidades pero nadie es de piedra y la mayoría de personas si pudiesen vender sus cuadros por esa cantidad de dinero lo harían, pero me parece óptima la idea de dejar el dibujo solo si es de Bansky y los que no se borran. El arte callejero sigue siendo arte y debe ser respetado.




Mario Losada Valtueña Grupo 12

“Theeee simpsoooooons...” (8)


Entre unas nubes blancas sobre el fondo azulón del cielo, lo sabemos, “los simpsons” comienzan.
La mayoría llevamos viendo estos dibujos para adultos desde que tenemos uso de razón, y aun siendo pequeños no nos negábamos a verlos, aunque entendiéramos más bien poco. Pero creces y empiezas a notar lo que éstos dibujos pretenden transmitirte. Es mucho mas que la vida de una serie de personajes de color amarillo y con 4 dedos en la mano.
En efecto, Springfield se trata de un pequeño pueblo ficticio americano, pero que intenta reflejar la realidad en la cual hoy día vivimos. Podemos empezar por un prototipo de familia peculiar en la cual están presentes: el padre de familia y marido idiota, la madre y esposa correcta que cuida de su familia y en especial de su marido (quien más requiere cuidados), la hija pequeña e inteligentísima que se siente frustrada ante el poco entendimiento intelectual de su familia, el hermano mayor, un kinki en potencia, y el bebé, que no habla pero el basta su chupete para comunicarse, siempre acompañando a su madre, sin poder vivir la una sin la otra.
Mi interpretación tras toda una vida viendo estos dibujos es que en ellos se produce una continua crítica. Fundamentalmente el tema a criticar es precisamente América, haciendo de ella un país un tanto absurdo, con gentes absurdas. Pero también se producen otras muchas críticas en cada uno de sus capítulos: al arte, a la educación, al sistema de trabajo, el estado del medioambiente, a la Iglesia, política... que reflejan sin duda los problemas de la actual sociedad moderna.
Y no puedes dejar de verlos. Supongo que una gran mayoría cumple su cita a las 14:00 en casa no sólo para comer, sino para relajar la mente con esta tronchante familia americana.
Todo capítulo empieza de una manera, que no tendrá nada que ver con lo que pase a continuación, ni mucho menos con el final del mismo. Y parece que es una serie de sin sentidos, de acciones absurdas, que contienen mucho más mensaje del que parece tener. Una gran mayoría contiene digamos que una especie de enseñanza hacia ciertos temas, por ejemplo en numerosas ocasiones hacia la violencia y sus consecuencias. ¡Y todo esto en a penas 20 minutos!
Pienso que quizá nos encantan porque se trata de un humor facilón, sencillo, ideal para despejar la mente durante un tiempo. Por eso a veces pienso que son tan absurdos, porque precisamente tienen este objetivo.
Pero sin duda esta serie se atreve con todo y es genial porque se ríe de todo, y en cierto modo te ayuda a comprender que hoy día hace falta saber reírse de uno mismo, criticarse y valorarse.
Y, tras tanto tiempo prestando atención a los habitantes de Springfield, no podremos evitar utilizar alguna vez en la vida la carcajada de Nelson, el “mosquis” de Homer o incluso protestar al estilo de Marge.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Bank! (si) / / The Simpsons

Carlota Cánovas Cúneo
Grupo 12, Historia del Arte


  I must not copy what I see on The Simpsons

Dos iconos de la sociedad actual se unen para crear una crítica conjunta a la cadena Fox. Con este titular, casi de telediario, se inicia una gran polémica tras la creación de la cabecera que Banksy hizo para el capítulo tres (“Money Bart”) de la temporada veintidós de la mítica serie the Simpsons.
Banksy, artista del cual sólo conocemos sus obras y su alias, diseña una cabecera totalmente crítica, además de incorporar en ella la “marca de la casa” (como son las ratas, los graffitis, etc.) Banksy parece haberse inspirado en que los productores de los Simpsons externalizan la mayor parte de la producción de la animación a una compañía de Corea del Sur. Claro está que no fue un proyecto fácil de ver la luz, como todo aquel que intenta meter el dedo en la llaga del poder y trastocar su sistema enmascarado. Frente a esto, también habría que decir que es la primera vez que un artista ha sido invitado para colaborar en el diseño del guión gráfico de la serie.

Según Banksy se produjeron retrasos y disputas sobre si el “intro” que él había diseñado vería la luz del sol, incluso llegó a generarse una amenaza de huelga por parte del departamento de animación. Pese a toda esta información tan derrotista, el diseño de Banksy si se utilizó, y más que utilizarse se lanzó como una bomba aterrizando sobre los cráneos cristalinos de la cadena Fox.

En la secuencia de alrededor de un minuto se muestra un taller de trabajadores asiáticos explotados realizando el merchandising de la serie así como dibujos en serie de los Simpsons mientras, de fondo suena una música dramática que hace que el “intro” tenga un carácter de crítica aplastante al involucrarnos en el problema de una manera más insistente.

Últimamente en los tiempos que corren, parece, tomando a Hobbes como ejemplo, que hayamos hecho un pacto mundial entregando parte de nuestra libertad, quizá de forma algo inocente, a ese gran Leviatán que es hoy en día el monopolio de los poderosos, a la cabeza del mundo. Ya es hora de que todos nos demos cuenta y que tomemos partido ante esto que algunos (y cada vez más) denuncian, que intentemos revolvernos ante las injusticias acalladas y desnudemos al monstruo, que no muerde tanto como pensamos. Bansky, junto con una de las series más queridas por el público intentan acercarse de forma más efectiva al monstruo, y tras la aparición en público de la secuencia conjunta, han hecho algo de “pupa” al gigante Fox, lo que parece no disgustar demasiado, ya que aún sigue corriendo dinero contante y sonante por los poderosos estudios. Aún así, el “intro” ha tenido tanta difusión que ha hecho que millones de personas se cuestionen un poco aquello que ven y aún más importante lo que no ven tras lo que se ve.

viernes, 10 de diciembre de 2010

LA SESIÓN CON BERNARDÍ ROIG SERÁ, FINALMENTE, EL DÍA 13 DE ENERO DEL 2011. ESO HACE QUE LA ENTREGA DEL TEXTO SOBRE LOS TRES ARTISTAS QUE HAN PASADO POR LAS AULAS EN LA ASIGNATURA DE TEORÍA DEL ARTE SE RETRASE HASTA LA ÚLTIMA SEMANA DE CLASE EN EL MES DE ENERO.
fernando castro flórez.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

La dudosa fiabilidad de la crítica y de los críticos

Por un lado Banksy, un artista callejero supuestamente procedente de una ciudad muy cerca de Bristol y cuya edad e identidad son desconocidas para los medios de comunicación, y por el otro lado “Los Simpsons”, conocida serie americana que satiriza la sociedad estadounidense a través de los ojos de una familia que vive en un pueblo ficticio llamado Springfield. Al ser este artista el responsable de crear una cabecera para uno de los últimos capítulos de esta serie de dibujos animados para adultos, la polémica estaba servida.

En dicha cabecera, tras el habitual comienzo en el que se suceden varias escenas de los miembros de la familia Simpson hasta que llegan todos a casa y se sientan en el sofá frente al televisor, aparece una fábrica donde personas de raza asiática (incluidos niños) y hasta animales, son gravemente explotados y obligados a trabajar a destajo en condiciones extremas para confeccionar productos de merchandising de la serie, como muñecos de Bart o camisetas con la imagen de la familia al completo.

De esta forma Banksy deja una vez más su huella en contra del capitalismo, de su forma de producir y de cómo por una mano de obra más barata, se explota a trabajadores de países asiáticos. En concreto aquí se refiere al acuerdo realizado entre Fox, la productora de la serie y una empresa coreana, para que la mercadería y las películas puedan realizarse a menor precio.

¿Pero realmente sirve de algo que se realicen este tipo de críticas? Yo creo que no. Su repercusión es tan poca, que la misma cadena emitió el episodio completo sin ningún corte ni censura y la cabecera firmada por el artista británico circula por Internet sin ninguna traba. El mismo poder al que se critica, es el que prefiere dejar hablar e incluso apadrinar críticas como esta, dando así una imagen contraria a la que Banksy en este caso nos quiere trasladar a la audiencia: una imagen de autocrítica con la que la productora, en este caso, se vuelve a ganar la simpatía de muchos espectadores.

Cabe también recalcar que este tipo de acciones, según mi parecer, carecen totalmente de valor si vienen de parte de artistas como el que nos concierne en esta crítica, quien mediante sus acciones, algunas altamente controvertidas, como su obra en el muro de Cisjordania o sus pinturas realizadas clandestinamente en los museos más importantes del mundo, pretende manifestar su oposición y su crítica negativa a los conflictos creados y respaldados por los principales órganos de poder o su desacuerdo con la comercialización del arte. Y digo que no se deben tomar en serio las acciones de esta persona en concreto cuando él es el primero que participa del sistema que supuestamente tanto desprecia, llegando incluso a ganar por alguna de sus obras 50.400 libras.

martes, 7 de diciembre de 2010

Criticando a los que critican.

Bansky es el artista callejero del momento. Tiene en vilo al mundo entero que intenta descifrar su identidad (que actualmente es un misterio). Comenzó su obra en las calles de Bristol, en su ciudad natal en Inglaterra y, en el año 2000, organizó una exposición en Londres. Después de esto ha plasmado sus pintadas por todo el mundo y su trabajo para la cabecera de la serie de dibujos animados de los Simpson genero una polémica inédita.

En la apertura del capítulo de los Simpson el artista nos muestra la tradicional escena con gags como cuando Bart aparece en la pizarra de su clase, esta vez escribiendo: “no debo pintar en las paredes “haciendo referencia al propio grafitero y nos muestra la ciudad de Sprinfield llena de pintadas del artista. Después los miembros de la familia inician el capítulo sentándose en el sillón frente al televisor.

Tras este habitual inicio, Bansky añade su creación, y tras la imagen del salón de la casa se comienza a escuchar una música melancólica y encontramos una lúgubre fábrica repleta de cadáveres y calaveras...Y donde hombres e incluso niños y también animales son explotados en una fábrica asiática de Corea para crear productos de la serie.

Este cabecera ha generado una gran polémica, por la burla que supone a la cadena de TV “Fox”, y es una de las mayores críticas que ha recibido la serie los Simpson.

Bansky nos muestra que detrás de la simpática y popular serie hay toda una industria, un merchandising, de productos relacionados con la misma que son realizados en países tercermundistas por obreros que trabajan en situaciones de semi esclavitud. Situación que es, lamentablemente, habitual y a la que recurren muchos fabricantes de marcas conocidas que trasladan su producción a países como Pakistán, la India, Bangladesh o China, donde las condiciones laborales distan mucho de ser la de los países desarrollados.

Muchos artistas han colaborado y aparecido en la serie, homenajeando a esta serie querida por todos, y en ningún caso en contra de la misma. Aunque era de esperar si contratas a un graffitero dedicado a hacer criticas sociales nada descafeinadas (ni siquiera se como llegaron a emitirla) supongo que ya era demasiado tarde cuando la hicieron desaparecer del Youtube en un principio.

A pesar de que los Simpson es una serie pionera en satirizar a la sociedad, Bansky nos demuestra que detrás de todas las críticas presentes en sus series, ellos también forman parte del sistema. Me ha recordado a una de las incesantes críticas a la falta de seguridad y contaminación de las fábricas y las condiciones de trabajo que aparecen en la serie, pero Bansky pone el dedo en la yaga y nos muestra un situación mucho peor que la central nuclear de Sprinfield.

Por otra parte, a pesar de este altibajo que ha podido sufrir la serie, es de las mejores serie de dibujos para adultos que existe, trata temas de forma satírica, como la religión, el medio ambiente, la educación…, con un sentido del humor que no es ni excesivamente ácido ni desagradable o chabacano.

Diana Carrasco Díez grupo 12

domingo, 5 de diciembre de 2010

Alguien llamado Banksy

Roberto Díaz Majano.

No es fácil escribir sobre una persona cuya identidad se desconoce, de quien lo máximo que se puede decir es que se cree que nació en la ciudad inglesa de Yate. Sin embargo, aunque de quien hablamos no tenga rostro, hay muchas cosas que sabemos de él.

Se puede decir que Banksy es actualmente el grafitero más famoso del mundo. Empezó a pintar por las calles de Bristol a finales de los 80, y desde entonces nos ha dejado innumerables trabajos de muchos tipos.

De sus pinturas callejeras se puede decir que mediante influencias de quien se considera seguidor: Blek le Rat (como podemos encontrar en el uso de las plantillas o en la participación de las ratas en sus composiciones), nos presenta obras cargadas de crítica social como ya lo hacían en los 70 Basquiat y los suyos. Estas críticas van dirigidas especialmente al capitalismo o a la seguridad policial. También podemos encontrarnos caminando por Inglaterra con esculturas callejeras de este artista, hechas casi siempre con elementos urbanos como conos o semáforos.

Pero sus acciones no quedan aquí, otra de las principales críticas que encontramos en la obra de Banksy es la comercialización del arte. Por este motivo, el artista se ha colado en los más importantes museos del mundo (Louvre, MOMA, Museo Metropolitano de Arte,…), en los que ha colocado sus obras burlándose de la seguridad. En la mayoría de estos trabajos podíamos encontrar pinturas de reconocidos artistas con un toque personal del grafitero, como unos carritos de supermercado semihundidos bajo el “Puente Japonés” de Monet.

En la misma línea de este trabajo, haciendo una crítica al mercado del arte, este año ha estrenado un largometraje llamado “Exit through the gift shop”, cuyas imágenes han sido tomadas por Thierry Guetta, un comerciante francés que actualmente vive en Los Ángeles. Esta película ha sido seleccionada por un gran número de festivales y ha recibido una muy favorable crítica donde se ha llegado a comparar con “F for fake” de Orson Welles.

Aunque parezca extraño para alguien que no se sabe quien es, su carrera no queda aquí. Llevó a cabo varias pintadas en la polémica Barrera Israelí de Cisjordania, cambió numerosas portadas del disco lanzado en 2006 por Paris Hilton en las que atacaba a la famosísima rica, además de su última aparición en un capítulo de los Simpson que ha levantado ampollas dentro del equipo, ya que esta vez la crítica iba para el propio programa.

Sin embargo, muchos colectivos se han posicionado en contra del artista, algunos tachándolo simplemente de vándalo, como el también callejero Peter Gibson, o como el grupo de anarquitectos Space Hijackers, reprochándole comercializar con su arte, contradiciéndose a sí mismo.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Crítica al crítico.

Carla González Fernández.

No es de extrañar que surjan polémicas al juntar a un artista tan mitificado y envidiado como es el graffitero Banksy y la, considerada, mejor y más crítica serie del siglo XX. Un proyecto que ha provocado revueltas en el propio departamento de animación de la serie, pero que sin embargo se decidió emitir con el consecuente éxito de difusión.
Señalado como el graffitero más conocido y admirado del mundo, este joven británico es reconocido por su obra crítica y a la vez satirizada sobre la sociedad. Utiliza elementos que se han convertido en simbólicos y parte de su obra, como por ejemplo ratas humanizadas que bailan, graban a los transeúntes o escuchan música y que el artista los coloca por toda la ciudad, eligiendo los lugares donde coloca la obra como parte del resultado final.
Además es también conocido por sus actuaciones incómodas en lugares muy visitados, como el muro de Gaza o museos en los que misteriosamente a colgado obras suyas sin que nadie se diera cuenta. Pero sobre todo el mito “Banksy” ha sido causado por su anonimato, por no querer darse a conocer ni ser reconocido. Así como que ha logrado que grandes personajes internacionales como son Brad Pitt y Angelina Jolie le hayan apoyado comprando obras del artista e incrementando así su popularidad. Un hecho que realmente sorprende de Banksy, ya que precisamente el medio al que el artista critica con más ahínco es el más entusiasta con su obra. Se le ha llegado a considerar como el Robin Hood al revés, pinta para los pobres pero lo compran los ricos.
En el tercer capítulo de la temporada 22 de los Simpsons, “Money Bart”, le propusieron a Banksy crear los títulos de crédito de este capítulo. Éste no dudó en aceptar la oferta haciendo que el propio equipo se arrepintiera. Unos títulos que han generado polémica por la crítica tan directa a la propia seria y a parte de la producción de la serie que se lleva a cabo en Corea del Sur.
Hasta este año no se había permitido participar a nadie ajeno al equipo de la serie como creador de parte de un capítulo, pero este año se atrevieron primero con la cantante Kesha, que creó una cabecera muy comercial con su famosa canción “Tik Tok”. Y luego, tras esta experiencia, se decidieron a escoger a un artista para que participara en la serie. Sin duda con la elección de Banksy se arriesgaron bastante y han conseguido que la polémica les salpicara dentro y fuera del equipo. Una polémica que ha ayudado a incrementar la leyenda del graffitero rebelde que se salta las normas en Banksy y a darle un nuevo giro a la serie, que según algunos a perdido fuelle pero que sin duda va a seguir reinventándose.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

L'Osservatore: “Homer e Bart sono cattolici” - Irene Gándara Ruiz



El pasado Octubre el periódico del Vaticano L'Osservatore, escribió un articulo en el que reconocían que Homer y Bart Simpson, eran un buen ejemplo para los seguidores de catolicismo, animando así a los creyentes a que vean la serie y afirmando que esta trata los temas de la familia, religión y sociedad mucho mejor que otras.
Por esta razón, se produce en mí un pensamiento de contradicción, al no entender la postura que adopta el Vaticano, ya no se si como intento de distracción para encubrir las lamentables noticias que nos están llegando sobre el abuso de menores por parte de los supuestos ‘mandatarios de Dios’ o si ,aunque me cueste creerlo, el Vaticano vive en una gran ignorancia, al leer las palabras del periodista que escribió el articulo ("Muy pocas personas lo saben, y él mismo hace lo posible por ocultarlo, pero es verdad: Homer J Simpson es católico", insiste L'Osservatore Romano)
De esta manera, me pregunto, si en realidad han llegado a ver del todo la serie o simplemente lo hacen para modernizar la conservadora imagen que tiene el mundo de ellos, ya que estas afirmaciones, en mi opinión son claramente erróneas, porque de todas las cualidades por las que destaca esta famosa serie Norteamericana de los Simpson, es por su constante afán de crítica hacia muchos aspectos y entre ellos aparte de la política y la sociedad, uno de sus preferidos es la religión y sobretodo la católica.

Así que dejemos vivir en la ignorancia a los “intelectuales” de la Iglesia mientras nosotros conocemos la verdad de la serie y ya sabéis, estas Navidades para cumplir con los propósitos del buen cristiano habrá que reunirse con toda la familia y en vez de sentarse todos juntos a cantar los ya anticuados y repetitivos villancicos, el Vaticano nos da la opción de poder disfrutar de los capítulos de esta disparatada serie en la que siempre nos queda el consuelo de tener un Homer J. Simpson para contarnos de una forma irónica la cosas buenas y malas de la vida entre botellas de cerveza Duff .

LABERINTO DE CRITICAS.


Banksy es un grafitero cuya identidad se desconoce se cree que nació en Bristol y uno de los pocos periodistas a los que le ha concedido una entrevista le describe como "un varón de 28 años que se presentó en un par de jeans y una camiseta con un diente de plata, una cadena de plata y un arete de plata".
Pese al desconocimiento de su identidad su obra es conocida de sobra en las calles de Bristol su ciudad natal,más tarde han sido plasmadas en todo el mundo e incluso expuestas en Londres,pese a que su obra ofrece una dura critica contra la sociedad,parece ser que el mismo se ve metido en el capitalismo que tanto le repugna pues vende sus obras y no precisamente a precios populares,ya que una de sus obras puede alcanzar hasta 50.400 libras,también trabaja para Greenpeace,MTV o Puma.

Hasta hace unas semanas gozaba de popularidad entre unos pocos,pero su salto a la fama lo se debió a el encargo de la FOX para que realizará una de las tan conocidas cabeceras de Los Simpsons,pero claro a quien se le ocurre encargar una cabecera a un grafitero que critica todo aquello que a su vez hace la FOX pero que critica mediante los Simpsons,en conclusión todo es una critica colectiva de unos a otros,en esta cabecera que ha sido noticia en numerosas fuentes de información Banksy del cual aparece su firma en cada lugar de la ciudad de Springfield,nos traslada hasta un almacén donde trabajadores orientales en pésimas condiciones de trabajo fabrican el merchandising de la familia amarilla,para ello emplean cola hecha con huesos de animales,pelo de gato para rellenar los peluches o un unicornio encadenado para hacer los agujeros de los DVD´s,con ello intenta denunciar que la FOX emplea personal asiático para que realicen sus productos mientras que lo tienen trabajando en condiciones pésimas y con un sueldo excesivamente bajo teniendo en cuenta que la cadena televisiva se embolsa varios millones de dolares al año.

Todo esto es un poco hipócrita ya que Banksy denuncia el capitalismo y el mismo se da a ello,la FOX denuncia el carácter de la sociedad americana pero sin embargo su trastienda no es que este muy limpia,es decir,que siempre a quedado muy bonito dar la cara por causas justas y ser un critico de la sociedad pero en realidad todos tenemos un poquito de aquello que criticamos.

Por último creo que Banksy y su anonimato son una buena forma de crear ese ambiente de misterio y por lo tanto de que tu obra se reconozca aunque sea a través de un pseudonimo pero que tu intimidad no se vea invadida.


Sara Sendras Sanz
Teoria del Arte grupo 12

martes, 30 de noviembre de 2010

Una verdad incómoda

Banksy es el pseudónimo de un artista del graffiti británico, se sabe poco acerca de su identidad.Utiliza el graffiti para promover visiones distintas a las de los grandes medios de comunicación. también trabaja cobrando para organizaciones como MTV o Puma y para organizaciones benéficas como Greenpeace. Los temas más repetidos en todas sus obras son ratas, soldados orinando, lugares típicos donde los turistas desearan hacer una foto sin pintadas y otras cosas más en esa línea. Algunas de sus obras han sido vendidas por una gran cantidad. sus obras son una denuncia a la sociedad.

En el capítulo MoneyBart de la temporada 22 de Los Simpsons, Bansky ha sido el encargado de hacer la cabecera. Al comienzo, vemos a Bart como de costumbre escribiendo una frase en la pizarra: "No debo escribir en las paredes" y está escrito por toda la clase, después comenzamos a ver el nombre de Bansky por muchas fachadas de Springfield. Aquí comienza la crítica que quiere hacer Bansky, dura aproximádamente un minuto. Cuando la familia se sienta en el sofá como es normal en cada comienzo de la serie, Bansky nos traslada a un taller donde aparecen trabajadores asiáticos explotados, trabajando para realizar la serie, vemos después como matan gatos para rellenar peluches de la serie, la explotación de un panda como mula de carga, la cabeza de un delfín muerto para pegar cajas con su lengua e incluso un unicornio al cual encadenado, utilizan para poder hacer el agujero a los dvd's. Para finalizar, aparece el exterior de ese taller y vemos que se trata de los estudios de la 20th Century Fox, que están en Corea del Sur y es donde es producida la serie de los Simpsons.

Los Simpsons es una serie de animación creada por Matt Groening que se tiene un éxito tremendo, desde sus inicios antes de 1990, en la serie se hace una crítica constante a las costumbres norteamericanas y de todo el mundo en general, nos hacen ver con comedia la verdad actual. La serie a veces ha hecho que sectores conservadores protesten. En mi opinión personal acerca de la serie, es que es una de las mejores series de animación de todos los tiempos, que no ha sido superada por otra serie de animación. Aunque muchas veces los capítulos se repitan una y otra vez, es una serie que engancha y ya te puedes saber los diálogos, que lo seguirás viendo una vez tras otra y riéndote con los mismos chistes.

lunes, 29 de noviembre de 2010

440 palabras sobre un crítico urbano.

Banksy, así se hace llamar el artista del graffiti de orígenes británicos que llena las calles con sus llamativas y críticas pinturas que sin duda, son obra de un gran artista.
Entre sus curiosos graffitis que mezclan dibujo y escritura hechos, la mayoría de las veces, con plantillas encontramos grandes críticas políticas, económicas y sociales que con un tono sarcástico e irónico nos llegan de una forma mucho más intensa y personal que hace que reflexionemos cuando nos encontramos ante ellos.
El graffitero sin duda, más popular hoy día es el resultado de claras influencias del artista francés Blek le Rat, o de la banda anarco-punk Crass, el propio Banksy ha admitido que lo que él hace Blek le Rat lo hizo 20 años antes, aunque obviamente, no de la misma manera, ni con esa firma tan peculiar que hoy, Banksy añade a todas las paredes que toca.
Critica y critica una y otra vez las injusticias que nos rodean, esas que tenemos frente a nosotros y sin embargo, no queremos ver, aquellas que defienden los derechos de aquellos grupos sociales a los que no queremos oír o que no nos conviene escuchar.
Puedo pensar que Banksy no quiere darse a conocer personalmente porque su sueño no es ser conocido, sino, que su obra sea conocida como tal, como lo que es, sin dejarse influir en ningún momento porque su personalidad caiga bien o por el contrario caiga mal, como a muchos otros artistas, hoy día les ocurre.
Banksy no desea eso cuando nos muestra a dos policías de la guardia inglesa besándose, él no quiere que le juzguemos como alguien que defiende la homosexualidad sino que veamos y nos quedemos impactados ante su obra, el graffitero nos obliga prácticamente a quedarnos perplejos y a reflexionar ante su obra, ante su dibujo que muestra aquello que otros, anteriormente, no se han atrevido a representar por el qué dirán.
"El qué dirán", algo que parece darle igual al graffitero ya que nos deja descargarnos las imágenes de su página web, pero sin embargo, son muy pocos los que han tenido el placer de entrevistarlo o de escribir algunas líneas sobre el artista.

Sin embargo, nos es Banksy precisamente un protagonista al que aclamen las masas de forma personal, ya que hasta el momento es bastante impersonal, no se conoce su identidad como tal, se sabe que pudiera ser de Yate una población cercana a Bristol, sin embargo, no se sabe con certeza nada de lo que rodea al artista.
Esta desconocida identidad no influye porque su obra está dotada de personalidad suficiente, nos deja tan plenos que no sentimos la necesidad de conocer al artista, sino, de salir a la calle para observar lo nuevo de Banksy, la última "gamberrada" que se le habrá ocurrido, quién será el protagonista esta vez de su mural o a quién será el objetivo de crítica de su pintada.



Alicia Ruiz Peñarrubia
1ºHistoria del Artte
Grupo 12
Banksy

El arte de la violación


Paula Morán Ortín

¿ Qué sabemos de Banksy? Nació en Bristol en 1974, a finales de los 80´s se unió al boom del aerosol que se daba en la zona lo que le llevo a ser uno de los artistas contemporáneos más prolíficos y su obra tiene gran influencia de Blet Le Rat, un grafitero parisino de quién tomó la técnica del estarcido.

Banksy utiliza plantillas, aerosoles y grandes dosis de ironía y de cinismo para crear sátiras políticas y morales que, planteadas como un objeto urbano más, consiguen afincarse en la mente de los ciudadanos y sacudir sus consciencias y sociedades.

En un época en la que el mérito del artista radica no tanto en su obra como en su manera de venderla *”En lugar de la leyenda del bohemio, del rebelde inadaptado, el artista se convierte en una especie de agente cultural, relaciones públicas y técnico de comunicación, todo a la vez, para poder conseguir el acceso al circuito institucional” Así, el gran público cree que la vida del artista es vivir del lujo sin haberse “partido el lomo trabajando” y su indignación aumenta y sube ,como la espuma, la sensación de que ese mundo que no entiende le excluye sin darle opciones, y entonces se encuentra con Banksy.

Lo primero que llama la atención de este artista es su anonimato, el hecho de poder cruzarte con él por la calle y no reconocerlo, de no generar a su alrededor un corro de admiradores y curiosos. Porque Banksy no busca ser reconocido en la mirada de la gente, sino que las miradas se posen en su obra y vean lo que él ve y sientan como él siente. Recontextualizando el espacio público para mostrar que no es tan raro ni tan banal cuestionarse el mundo. Lo segundo que impacta es el medio, el graffiti, algo que muchos suelen considerar sucio y vandalismo consigue revelar ,a poco que se rasca, la hipocresía que lleva a admirar lo detestado tras saberse que tiene prestigio. Pero lo que realmente impacta es que la idea no es ensuciar las paredes sino reclamar su parte del lugar público para despertar a la población, que ha sido domesticada por el miedo que las instituciones generan al crear paranoias y conspiraciones. Lo que Banksy persigue es hacer que la gente reaccione y no se conforme con su rutina aún sabiendo que la de otra gente es luchar por su vida y, más cercano a su “1º Mundo”, rebelarse ante la monotonía, la hipocresía, la intolerancia y los convencionalismos.

Despertar. Salir al mundo y gritar lo que se piensa y luchar por aquello en lo que se cree. Romper los moldes, las banderas, las burbujas de gaseosa y las fronteras. Construir como lo hacen los niños, con un montón de colores y el estómago lleno. Mancharse hasta sonreír, y llorar, y aceptar que somos humanos y salir a la calle con el corazón y la cabeza puestos para conseguir un mundo donde no haya que gritarse unos a otros por intentar ser felices aunque haya que violar todas las concepciones.

*J. Jimenéz Teoría del Arte

domingo, 28 de noviembre de 2010

El Show de Banksy


El famoso grafitero Banksy interviene en un capítulo de la serie los Simpson, emitido en EEUU, en la temporada 22 de esta famosa serie, en el capítulo titulado” MoneyBart”
Cuando la familia Simpson se sienta en el sofá a ver la tele, la acción se traslada a un taller en China, donde cientos de trabajadores hacen los dibujos de la serie y fabrican todo el "merchandising" en unas condiciones laborales espantosas: explotados, trabajan a destajo entre ratas, huesos humanos y animales. Hasta se ve cómo meten a gatos vivos en una máquina y utilizar su pelo para rellenar los muñecos de los personajes que luego se venderán en las tiendas.
Esto constituye sin duda alguna una de las mayores críticas que ha recibido nunca la serie Los Simpson, cosa que por otra parte era de esperar, si contratas a un grafitero, cuyo tema principal es la denuncia social para hacer la cabecera de tu programa porque por mucho que los Simpson sea la serie de animación favorita de varias generaciones desde hace mas de 20 años y que constituyan la que seguramente es la mayor sátira que se ha hecho nunca a la sociedad americana, Banksy es capaz de sacar los defectos de tu serie.
Otras de las críticas que aparecen en esta intro de Los Simpson la recibe la multinacional 20th Century Fox, plasmada por Banksy como una cárcel de máxima seguridad.
A raíz de esta intro de Banksy se ha criticado muy duramente que los productores de los Simpson contraten empresas coreanas para realizar la mayor parte de las animaciones, cosa que a mí personalmente no me parece para nada mal es mas yo lo haría ¿por qué no hacerlo si la calidad no es mala y la mano de obra más barata? obviamente también habría que ver las condiciones de trabajo, que es lo que critica Banksy.
Tampoco me parece justa la crítica en la medida en que critica que la Fox contrate empresas coreanas y luego él es capaz de vender obras a gente como Brad Pitt y Angelina Jolie por algunos varios de millones de libras, o sea critica que la Fox por mirar por su dinero, pero a él no le importa meterse en el bolsillo una sustanciosa cantidad de dinero. ¿Cinismo?
El caso es que este grafitero de Bristol también trabaja cobrando para organizaciones benéficas como Greenpeace y para empresas como Puma y MTV, y vende cuadros hasta por 25.000 libras en circuitos comerciales o en la galería de su agente, Steve Lazarides. Un juego de obras de Banksy se vendió en la casa de subastas Sotheby's por 50.400 libras.

WHY NOT


Sofía Corrales



Qué bonita utopía. Las ciudades pintadas por las personas que la habitan, como si fuera su casa y tuvieran el derecho de ponerla de la forma más agradable. Las paredes que hablan sobre lo que realmente se busca decir. La inexistencia de razones para oponerse a esto. La belleza de la opinión que se escucha, se comparta o no.
Esto es lo que busca Banksy, el artista callejero más famoso de hoy en día, de identidad oculta pero pensamientos profundos, fuertes, y manifiestos. Ganas de ser escuchado, visto, percibido, sea como sea. Eso es Banksy. Si no quieres oírlo, tendrás que verlo. Si no quieres verlo, te aguantas.

Como dice Oscar Masotta, intelectual argentino, de trayectoria en diversos campos culturales, “El mundo no está en lo que se ve, sino en la propia mirada” .

Banksy no quiere que veas lo que él ve. Quiere que veas como él ve, es decir, cuestionándose su alrededor, confiando en sus opiniones y manifestándolas. (Teniendo en cuenta que equivocarse es de sabios).

Banksy desnuda, a través de su arte urbano y con una increíble voluntad polémica y poética, muchos de los lugares comunes del capitalismo, inventando una “contragalería” con una lucha vital por el espacio público.
Público quiere decir, según la RAE, “Perteneciente o relativo a todo el pueblo”. Banksy reivindica constantemente durante su obra y su trayectoria este derecho a utilizar o modificar aquello que como parte del pueblo también le pertenece. Si el espacio público fuese realmente público el graffiti no se debería considerar vandalismo, como muchos lo llaman, sino decoración, derecho que todos tenemos a ejercer, y, en algunas ocasiones, arte.

“Empecé a hacer graffiti cuando tenía alrededor de 14 años, y la gente siempre pregunta; ¿qué te hace hacerlo? Pero la pregunta era siempre, en realidad, ¿porqué no ibas a hacerlo?”

Me parece muy resaltable este aspecto de su obra, que realmente no tiene una razón para ser, sino que no hay nada por lo que no pueda hacerlo. Si piensas algo, ¿por qué no decirlo? Si tienes algo que mostrar ¿por qué no enseñarlo? Si piensas de una manera ¿Por qué no manifestarlo? ¿Por qué?



Esto es el origen de la obra de Banksy, un artista que no busca un reconocimiento como tal, sino una audición de sus principios, una atención a sus denuncias sociales. Su anonimato deja en evidencia sus claras intenciones, que, si bien podían haber sido buscar un cierto reconocimiento como artista (que ya habría obtenido de haberse identificado), lo dejan aparte para centrar el foco en su mensaje. Resalto esta característica como excepcional porque no es común que los artistas dejen de lado su ego. Mensaje antes que emisor. Confianza y fe en sus ideas antes que fama como artista.

Citando al propio Banksy, “Mueres dos veces, una cuando dejas de respirar, y la segunda vez, cuando alguien pronuncia tu nombre por última vez”.

Si esto, es cierto, larga vida a Banksy está más que asegurada.

Los dibujos son para los niños

O eso creráimos, hasta que Los Simpson irrumpieron en nuestras vidas. Recuerdo que mis padres no me dejaban verlos porque decían que esos no eran dibujos para niños. Y es verdad, o a medias, al menos. Un alto porcentaje de sus diálogos y gags son de imposible comprensión por parte de los tiernos infantes (y ni qué decir de ciertos adultos).

Hasta que Los Simpson aparecieron en la televisión no había habido dibujo animado alguno que osara tratar temas tan controvertidos y difíciles de abordar como la política, la religión, la sexualidad (y la homosexualidad), la ecología, el papel de la mujer como ama de casa (o trabajadora), la inmigración, el divorcio y tantos otros. Y por eso estamos hablando de que son dibujos para adultos, no para niños (aunque esta afirmación lleva implícita la presunción de que los adultos que se sientan a ver la serie tienen un mínimo de formación política y cultural para poder entender los chistes más irreverentes, cosa harto improbable).

Tal es la repercusión social, cultural, política y religiosa que esta serie ha tenido que no son pocos los personajes, más o menos célebres, que se han paseado por las calles de Springfield. Desde presidentes de Estados Unidos a actores de Hollywood, pasando por reputados físicos y premios Nobel.

De corte liberal (aunque me río yo de lo que a los estadounidenses les parece liberal, porque Obama es un comunista de tomo y lomo para muchos de ellos), la serie no duda en criticar y parodiar tanto a demócratas como a republicanos, a católicos como a protestantes, y no tiembla a la hora de ensalzar la estulticia frente a la sapiencia y el esfuerzo personal (todavía me acuerdo del pobre "Graimito").

Es una serie con personajes llevados al extremo: ninguno de ellos es "un poco", sino "totalmente". No hay medias tintas, pues lo que busca es poner de relieve las carencias, en concreto, de la sociedad estadounidense, y en general, de cualquier familia, de cualquier barrio, de cualquier país del mundo. Nadie está exento de ser un poco Homer o un poco Lisa. Sin suda hay tramas que a nosotros, por españoles, nos resultan extrañas, lejanas, pero casi siempre podemos extraer el mensaje y aplicárnoslo sin temor a errar al compararnos con la familia amarilla.

Siguiendo la estela de este formato de humor inteligente y sutil (tanto que algunos ni siquiera saben de qué se están riendo en más de una ocasión), han aparecido otras series, también de animación, que han querido beber de la originalidad de Los Simpson pero, aunque ya muchos achacan su desgaste y falta de chispa, ninguna ha podido superar el nivel que Matt Groening supo imprimir a la serie.

“El Marco Incomparable”


MªLUISA CRESPO GRUPO:12 “El Marco Incomparable”
Banksy realiza su obras en paredes públicas. Las lleva a cabo tratando de transmitir una idea, sensación o reivindicación y es ahí donde Banksy destaca, puesto que deja de lado la parte más egocéntrica de la mayoría de los escritores, los cuales buscan crear algo a partir de su nombre o apodo. Este londinense siempre desarrolla sus obras buscando remover conciencias con un mensaje revolucionario y crítico sobre la sociedad. Para ello utiliza el paisaje urbano y estudia la forma en que un muro y sus formas y características puede ser utilizado para llamar la atención del transeúnte y hacerle pensar. Un escritor más, en principio, con unos ideales más definidos. La forma en que lo hace es utilizando la mayoría de las veces la técnica de las plantillas.
El carácter legal o ilegal de sus trabajos, este tema es un eterno debate dentro del mundo del graffiti, puesto que este nace de una forma paralela a las reglas establecidas por el sistema y si se hace de una forma legal puede perder su carácter de protesta. Y es aquí donde nace la controversia que ha creado su obra de “El marco incomparable” de Bilbao. Los escritores de aquella localidad son perseguidos y multados por pintar las paredes sea cual sea su mensaje, como cualquier otro ciudadano, al igual que Bansky en su ciudad natal supongo. La diferencia viene cuando el escritor cruza la línea de ser un simple joven con un aerosol, a remover conciencias alrededor del mundo entero y consigue llamar la atención de concejales y políticos, como para que quieran mantener o “legalizar” su obra y la del resto no.
Tal vez es por eso, que otros artistas han boicoteado sus obras. Tal vez también, intentando mandarle el mensaje de que sin quererlo, ni beberlo a cruzado la línea en la que el propio sistema se ha aprovechado de él con fines políticos o electorales, alegando que lo suyo, o por lo menos su estilo, si es muestra cultural.
Aun con todo esto el artista es consciente de la vida de sus obras y cuenta, que por mucho “bombo” que quieran darle los medios de comunicación, todo tiene un principio y un final. Esto denota que el artista es consciente de que el graffiti tiene una característica más que le diferencia del resto de las obras desorbitadamente caras que se puedan exhibir dentro de un museo, y es el periodo de vida de esta. Por otra parte me atrevo a asegurar que tarde o temprano una de las suyas acabara en un futuro en la sala de alguno, gracias a que el sistema absorbe todo.

sábado, 27 de noviembre de 2010

¿Rasca y Pica?

Cuan ingenua fue la decisión de la Fox, Matt Groening y demás personas que realizan la serie de dibujos Los Simpson en elegir a una persona de la que tan siquiera se conoce su identidad y que cuya fama radica en eso, su misterio y sus obras, obras que son consideradas por algunas personas como vandálicas, pero obras al fin y al cabo. Estamos hablando de la cabecera que el graffitero Bansky realizó para la serie, emitida el 10 de Octubre en Estados Unidos, y que el artista utilizó para denunciar la explotación laboral en los países asiáticos a escala mundial, ya que este serial se emite en más de cuarenta países.

Además, realiza una dura crítica a la cadena que produce las peripecias de esta familia de Springfield, la cual lleva entreteniéndonos cada día en nuestros televisores durante más de dos décadas y cuyo humor y gancho reside también en una dura crítica de la sociedad estadounidense. Esta crítica a la cadena productora, 20th Century Fox, viene dada a que utiliza mano de obra externa proveniente de Corea del Sur para la realización de las imágenes que formarán parte de la serie; y así lo muestra nuestro artista, en un mugriento y lúgubre taller donde miles de coreanos trabajan los dibujos, camisetas, peluches y DVD’s de esta peculiar familia en condiciones infrahumanas.

Es fascinante cómo Bansky logra cambiar nuestro concepto sobre la serie en un par de minutos, ayudándose también de elementos metafóricos que a veces pasan desapercibidos, como el cartel de “ Tres días sin accidentes laborales” que está colgando Carl, compañero de Homer en la central nuclear, que intenta denunciar la falta de seguridad en el ámbito laboral mediante la satírica imagen de la caída de este personaje de de la escalera, o la presencia del unicornio, personaje mitológico que representaba la pureza y la inocencia; y se encuentra atrapado con cadenas, débil y desvalido, cayendo al suelo sin fuerzas y siendo su cuerno utilizado para hacer el agujero de los DVD’s, para simbolizar que lo que vemos en nuestros hogares carece de esa inocencia que desprende; además del desvanecimiento de la sensación de alegría que nos produce escuchar su banda sonora por otra mucho más lúgubre y oscura, al igual que el lugar que se nos muestra mientras que suenan esas tristes notas .

¿Crítica a la familia más crítica de la televisión, es decir, el cazador cazado cual Rasca y Pica?, ¿un feroz intento de seguir en la actualidad por parte de la serie, o simplemente un intento de promoción por parte de ambos bandos, que gozan de fama y reconocimiento a escala mundial? Una vez más, juzguen ustedes mismos.

Alba Moreno Burgos

1º Hª del Arte, Grupo 12

viernes, 26 de noviembre de 2010

La original cabecera de Banksy



Banksy es un artista del graffiti británico, según se dice nació en Yate una localidad cercana a Bristol en 1974, pero se desconocen muchos datos acerca de su identidad y biografía.

Su trabajo es principalmente, el de crear piezas satíricas en las que pueda hacer una critica sobre la cultura, la política, la moralidad…

Poco a poco sus obras se han ido haciendo famosas sobre todo en la ciudad de Londres.

Su última creación ha sido la cabecera de la serie los Simpsons, en concreto del tercer episodio de la temporada 22, titulado “MoneyBART” , en ella podemos ver como Banksy satiriza la industria del entretenimiento, o la explotación de la mano de obra.

Ya desde que comienza la secuencia de la cabecera, podemos ver el nombre de Banksy en las fachadas de la ciudad de Springfield y en algunas carteleras. Cuando la familia Simpsons se sienta en el sofá como en todas las cabeceras, Banksy llevara la escena mas allá, Traslada la acción a un taller en China, donde cientos de trabajadores hacen los dibujos de la serie y fabrican todo el "merchandising" en unas condiciones laborales penosas, niños explotados trabajan constantemente, y no solo estos sino que también nos muestra animales como ratas, gatos con lo que se utiliza su pelo para poder rellenar los muñecos que mas tarde se venderán en las tiendas, un unicornio desolado y encadenado, sirve para perforar los DVD´s de la famosa serie. Y termina mostrándonos el gran emblema de la FOX, en una cárcel vigilado por esos grandes focos que se suelen colocar en la mayoría de películas creando así un aspecto de intriga, de misterio.

Realiza la critica a la serie, a la cadena y es esta quien difunde la critica de Banksy, ya que la serie plasma criticas constantes sobre la política, la sociedad… Esto ha generado gran polémica debido que gran parte de la producción del programa es hecho en una compañia de Corea del Sur, siendo esto una gran burla a la cadena Fox ¿ porque no una critica mas?

En mi opinión Banksy lo que quiere es llamar la atención no solo con el tema de la cabecera de los Simpsons, sino con su propia vida, es un artista del que se desconoce su identidad, se realizan investigaciones varias sobre él, y sobre su vida pero ninguna de estas investigaciones es cien por cien fiable.

Banksy es un artista no muy conocido, todavía, pero según algunos artículos que he leído algunas de sus obras satíricas y burlescas han sido compradas por famosos como Brad Pitt y Angelina Jolie, las obras de este artista se venden por decenas de millones de libras.

Utiliza su arte callejero urbano para promover visiones diferentes a las que la sociedad esta acostumbrada, con el objetivo de satirizar y burlarse de ellas, creando una critica artística que difunde y manifiesta muy bien el mensaje.

Bla, bla, bla



Bla, bla, bla, por Clara del Olmo Rivas



Desde el mes pasado podemos leer en una ingente cantidad de noticias el siguiente titular: El graffitero británico Banksy se cuela en Los Simpsons.
Esto no tendría nada de particular, puesto que por esta magnífica serie han desfilado ya cientos de personajes, si no fuera porque Banksy no apareció en la serie, sino que formó parte de la creación de la intro de un capítulo.
Así pues, en el episodio Moneybart que se estrenó el pasado mes de octubre en Estados Unidos, el graffitero activista creó el guión gráfico de la serie mostrando a decenas de trabajadores asiáticos explotados en una fábrica clandestina, donde se les veía fabricando los personajes de la serie.
A partir de aquí ha surgido una serie de especulaciones en la cuales se pone en tela de juicio que los productores de Los Simpsons en realidad contraten empresas externas -concretamente coreanas- para que realicen la mayor parte de la animación.
Estoy leyendo numerosas fuentes al respecto…y en todas ellas se dice que Banksy, revolucionario como es él, utiliza el sarcasmo de Los Simpsons para hacer una crítica a la explotación laboral que se sufre en los países asiáticos. Leo que la opening es muy crítica con la Century Fox –canal donde se emite la serie- hasta el punto de que se hace extraño que la hayan emitido. Increíble.
Sigo leyendo… ¡y me topo con que los realizadores de Los Simpsons están arrepentidos de haber invitado al graffitero a diseñar la introducción! Incluso agregan un comentario de uno de ellos, al ver la repercusión que este tema ha tenido: ''Esto es lo que obtienes cuando contratas a terceros para que hagan tu trabajo''.
Vamos a ver, ¿hay alguien ahí?
Matt Groening quiso burlarse de los comentarios de la comercialización de su serie y necesitaba que tuviera impacto. Para ello eligió al controvertido graffitero sin rostro Banksy. No se quiso hacer crítica en ningún momento, sino parodia, a lo que siempre se han dedicado Los Simpsons. La serie juega con el ''a ver quien da más'' y los realizadores y productores moldean la imagen de Banksy para que no le muevan de su estatus de ''artista callejero'' que no devela su identidad, y por tanto, poco fiable.
Por lo que podemos ver, tal y como se proponían lo han conseguido: que se siga hablando. Ése es el secreto del éxito de los Simpsons: la buena polémica.
¡Ay! Si no te casas con este hombre...


1483.Las figuras estilizadas e idealizadas de Botticelli, las cuales aportan un profundo lirismo a sus obras, la esquematización del fondo, con sus colores delicados y brillantes, el fondo tranquilo y sereno nos transmiten un mensaje de lo más curioso e incluso irónico.
La historia que narra Botticelli en estos cuatro cuadros fueron extraídos de la octava novela de la quinta jornada del Decamerón de Boccaccio: “el infierno de los amantes crueles..” y tan crueles diría yo...
Nastagio, joven protagonista de los cuatro cuadros es rechazado por su amada, éste desconsolado se retira a los bosques, y allí tendrá una experiencia casi fantasmal: una mujer desnuda corre tras ser perseguida por unos perros que la atacan y un jinete que la dará muerte. La mujer asesinada, volverá a levantarse y echará a correr repitiéndose la misma escena. El objetivo de la repetición de esta escena tan horrible servirá para llamar la atención de Nastagio y hacerle reflexionar. Una vez comprendido el mensaje, Nastagio organizará un banquete en el que por su puesto deberá estar presente su amada, puesto que la imagen fantasmal volverá a repetirse y esta vez delante de ella. La joven, una vez contemplado lo ocurrido comprenderá que su destino será aceptar el matrimonio con el joven Nastagio, puesto que acaba de presenciar lo que la ocurrirá si lo rechaza.
De esta manera queda castigada la mujer, siendo destinada a no elegir ni su propio destino. Esta obra se realizó en el quattrocento, en el principio del Renacimiento italiano, cuando la mentalidad de la humanidad poco a poco iba abriéndose paso, pero en esta obra queda bien plasmado hasta que punto. La mujer sigue teniendo poco valor, y continúa siendo una sumisa del hombre.
La violencia del cuadro contrasta con la tranquilidad del paisaje de fondo. Lo más sorprendente de la obra es que no te esperas la violencia que plasma con un dibujo tan lírico, un paisaje tan tranquilo y unos colores tan poéticos.
Lo mas gracioso, curioso o irónico (no sabría bien como definirlo) de todo esto es que la serie de cuadros fue encargada como regalo de bodas con ocasión del matrimonio de Giannozzo Pucci con Lucrecia Bini. Exactamente me gustaría hacer un hincapié en esta parte. ¿Porqué este regalo de bodas?, ¿realmente de qué se trataba?. Lo único que se me ocurre es que precisamente sea como una especie de aviso hacia la prometida... no lo sé, pero espero que jamás me regalen algo así el día de mi boda, claro que hoy en día... tengo voz y boto. Me encantaría saber qué fue lo que se le pasó por la cabeza a Lucrecia Bini ante tal presente.
Es una situación condicional, es una situación entre la sumisión y el miedo, o la sumisión por el miedo. Una mujer no podía ser feliz de este modo.

jueves, 25 de noviembre de 2010

La vida es sueño y los sueños...

Belén Morgade, grupo 12.

Ya hace siglos Calderón de la Barca nos dijo aquello de que “La vida es sueño” y ahora el director Christopher Nolan logra ponernos a soñar con una producción impresionante y un argumento que merece más atención del que normalmente los espectadores estamos acostumbrados. Origen es tan difícil como una trampa para dedos pero no deja de ser una simple trampa. Es una muy buena película que trabaja sobre la psique humana y la delgada línea entre los verdaderos recuerdos, las posibilidades de lo que aconteció y los recovecos de la cabeza. Nos atrapa.

Desde luego hace plantearte el hecho de que diariamente, en nuestra vida laboral y personal, intentamos influir en los demás para que compartan nuestras ideas, nuestros puntos de vista. Tratamos de convencer, hacer cambiar de idea a las otra personas. Constantemente intentamos, consciente o inconscientemente, hacer crecer en los demás ideas que responden a nuestros intereses o nuestras convicciones.

“¿Qué es más duro de eliminar que un parásito? Una idea. En los sueños somos capaces de cambiar y pensar lo que queramos. Son nuestros. Ese cartel de película de una ciudad plegándose sobre ella misma, o ese puente que se construye solo o una ciudad parisina explotando como en un anuncio de Bravia. ¿No es bonito ser arquitecto de nuestra propia vida?

El personaje al que interpreta Leonardo Di Caprio (Cobb), vive atormentado por la muerte de su mujer, a la que solo puede ver en sueños y a la que no quiere dejar escapar. No quiere olvidarse de ella, y por eso ha creado un sueño especial en el que viven la decena de recuerdos con ella y que él debería cambiar.

En esta situación no encontramos con un Leonardo Di Caprio que está en la misma encrucijada en la que estuvo Keanu Reeves en Matrix: ¿La pastilla roja o la pastilla azul? ¿Saber qué es Matrix o vivir en la ignorancia? ¿Vivir en el mundo de realidad o pasarte la eternidad en un sueño con tu mujer?

Y es que todo depende del punto de vista. Una paradoja como sueños dentro de sueños, o el cambiar un sueño mientras se está soñando.

"Si yo estoy allí es real, porque nunca he estado en el sueño. Yo soy el tipo que inventó lo de los sueños" Y es que al final, si la peonza deja o no deja de girar la igual, todo depende del punto de vista.

Y es que remitiéndome al principio, tal y como dijo Calderón:

“¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción;
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.”

D' oh!


El 10 de Octubre de este mismo año, se publicaba a través de la afamada cadena americana, la FOX, una secuencia de apertura dirigida y escrita por Banksy en uno de los últimos capítulos de nuestros amados Simpson.

Esta secuencia nos muestra en principio el inicio típico de cualquier capítulo, excepto por las pintadas en las que se inscribe el nombre de dicho artista, hasta llegar al gag del sofá. Tras ver a la familia sentada en su apretado asiento se suceden una serie de imágenes lúgubres que nos descubren, a modo de crítica, la explotación que la empresa de la 20th Fox ejerce sobre la productora que posee en Corea del Sur; nos muestra las condiciones de trabajo de los obreros, que en muchos casos son niños, y como el ingente y absurdo merchandising los mantiene esclavizados. Incluso, se atreve a introducir animales, también explotados, que sirven para la secuencia a modo de crítica medioambiental que supongo aludirá al impacto que las productoras ejercen sobre la naturaleza.

En penúltima instancia, aparece la imagen de un unicornio exhausto y desvalido, cuyo cuerno sirve para agujerear los dvd’s de difusión de la serie; aludiendo sin duda al aburrimiento y falta de creatividad e imaginación de la serie, que como vemos cada vez más recurre a argumentos absurdos de una fantasía inverosímil y aburrida.

Por ultimo, muestra el emblema de dicha cadena, que en este caso se representa como una gran cárcel vigilada y aislada que engloba lo ya representado, dejando clara la postura de Banksy y Groening a cerca de todo lo anterior hablado.

El hecho de que estos dos artistas se vean inmersos precisamente en este mundo nos hace dudar de su intención final. Parece que los dos critican y satirizan el sistema y los aspectos políticos y sociales más decadentes, pero cobran por ello cantidades ingentes y se ven envueltos en el mundo de producción y comercialización capitalista. No obstante, como bien sabemos, es imposible cambiar o transmitir algo de esta índole al mundo si no estamos inmersos en su sistema, por lo que de un modo u otro podemos esperar algo más (lejos de la avaricia,) de estos dos personajes.

Lo más desconcertante, sin duda, es el hecho de que esta misma productora haya publicado la secuencia, pues evidentemente no la pone en buen lugar. Lo único que podríamos dilucidar de esto sería, o bien una intención para que estos mensajes terminen de impactar e insensibilicen a la gente (sobre todo porque se muestra a través de dibujos, lo que le da menos seriedad), o la intención de crear polémica y con ello incrementar su nivel de audiencia. En todo caso, la respuesta tanto de los dos artistas como de la cadena, no se hará esperar.

The sound of Silence Alfredo Jaar

ALFREDO JAAR

The sound of Silence

El autor chileno parte de una pequeña instalación (Galería Oliva Arauna) en la céntrica calle Barquillo en pleno centro de Madrid. El autor trata de hacernos entrar en una gran confrontación y nos intenta meter dentro de un mundo subdesarrollado. Al lado de cada foco está enfocada una foto de ese mundo lo cual cuando nos adentramos en la sala y comienza el video del periodista Kevin Carter y la niña sudafricana la cual está mal alimentada y parece que la aceche un buitre.

Bajo mi punto de vista el autor nos hace reflexionar sobre el tercer mundo y hace una especie de llamada al mundo para reclamar algo que no estamos haciendo bien. El video y la instantánea de Kevin Carter son impresionantes ya que por un lado pensamos en que Kevin ayudase a la niña porque parece que el buitre esté cerca, pero relatos como el de Joao Silva quien acompañó a Carter al viaje defienden que el buitre estaba a diez metros y la niña estaba orinando. Kevin Carter se suicidó al no poder aguantar la presión de la masa popular pero recibió un premio Pulitzer en 1994. Desde mi punto de vista yo no estaría favor de Kevin ya que se colgó esa medalla suicidándose de manera cobarde.

La obra muestra imágenes de personas con grandes problemas en países pobres. Me ha sorprendido la obra de Jaar ya que con muy poco material crea una especie de catarsis y confrontación interior. Los focos alumbrando potentemente pretenden representar la parte exterior desde donde estamos y nos intenta decir con la luz que estamos cegados no ayudando a los desfavorecidos como nos muestra dentro de la pequeña sala. La catarsis está servida sólo hay que pensar qué es lo correcto y cuales son las perspectivas que tenemos cada uno de nostros para poder solventar dichos problemas.

La obra de Jaar me causó gran impacto ya que se te hace difícil olvidar esas imágenes ya que en nuestro cerebro se produce ese choque y una especie de metamorfosis que hace que salgamos de la galería con una idea totalmente distinta a la que teníamos. La obra de Jaar es impresionante tiene su obra un gran matiz de carácter muy moderno e incluso se podría decir que adelantado para su época ya que en pocas ocasiones se hacen este tipo de críticas o llamadas al mundo. Es un gran paso para la humanidad que haya autores cómo éste ya que permiten que pensemos y nos desarrollemos. El autor cuenta con una carrera impresionante de obras pero seguro que esta plasma la realidad como pocas.





Mario Losada Valtueña Grupo 12 1º Grado en Hª del Arte

PISANDO FUERTE.

Belén Morgade, grupo 12.

Carlos Garaicoa, artista contemporáneo nacido en La habana en 1967 cuya obra está caracterizada por el interés del artista por la ciudad con especial atención a la capital cubana sobre la cual el artista ha trabajado.

En "Fin de Silencio", obra hecha expresamente para la sala "Abierto x Obras" del Matadero de Madrid, Garaicoa establece un vínculo entre dos ciudades: Madrid y La Habana, contraponiendo sus respectivas realidades políticas a través de siete tapices y dos proyecciones de vídeo.

Los tapices son réplicas de fotografías tomadas en La Habana de propagandas en el suelo, que mezcladas, modifican el mensaje del original obligando al espectador a reflexionar sobre su significado y las sensaciones que le produce dicho tapiz, mientras que los videos muestran los lugares reales donde se tomaron las originales, situando la cámara y al espectador de tal forma que se vean los pasos de los viandantes.

Para acceder a la instalación el autor obliga a descalzarse a los espectadores ya que estos deben sobre las alfombras para apreciar los mensajes que Garaicoa ha formado. Cabe destacar como algo positivo el tacto de los pies con el tapiz bajo una ilusión óptica de que parece que uno está pisando piedra sólida.

'Los títulos son muy particulares y me interesaba mucho esa transferencia de la palabra hacia un espacio del individuo en un proceso, en este caso, poético o de escritura paralela',dijo el artista sobre sus tapices.

Garaicoa, trata de romper el mito de que las obras no pueden tocarse al incitar al espectador a caminar sobre una zona alfombrada, como si de niños pequeños se tratara, así como la metáfora que supone el hecho de que sean alfombras que están en el suelo, insinuando que tras esas propagandas revolucionarias en La Habana se esconde la mierda, la suciedad al igual que debajo de las alfombras de una casa, así, como el hecho de que el que suelo representa también las pisadas, las huellas, huellas que aquellos revolucionarios a pesar de su incomodidad, molestia, han dejado en La Habana, en sus suelos, en su historia.

Su pretensión de un posible cambio social hace de su obra una exposición de lo más interesante. Resulta una obra innovadora y original que nos invita a pensar, reflexionar sobre lo que pasa en el mundo actual, la situación en la que vivimos y de algún modo otro, acabar con ese silencio, hacernos opinar, modificar, cuestionar realidades, poner fin del silencio que nos domina.